Buscar

Algo anda SUELTO

Porque las tuercas se pierden más de lo que parece

Luces, cámara y… ¡música!

Siempre un gesto pequeño es lo que hace que todo surja.

Tienes un buen día, un mal día, un día de esos que sientes que el mundo es demasiado grande para alguien tan pequeño como tú… es igual, es un día más y, como siempre, decides afrontarlo de una manera u otra.

Lo que nunca cambia es que cuando sales Seguir leyendo “Luces, cámara y… ¡música!”

Niños, niños, futuro, futuro

Todo sería mucho más sencillo si hubiera seguido de cajera. La gente me preguntaría “¿en qué trabajas?” y yo le diría, ya casi por costumbre, de cajera en Carrefour. Tras un “aham” o una respuesta corta estilo “mi hermano también trabaja en Carrefour” la conversación daría un giro hacia otro tema y aquí terminaría todo lo relacionado con el trabajo. Genial, perfecto, maravilloso, corto y conciso, yo te digo algo, tú lo comprendes y Seguir leyendo “Niños, niños, futuro, futuro”

Ese sentimiento de culpabilidad

Te levantas con un dolor de espalda de esos que te dejan doblada durante las dos primeras horas de la mañana y con secuelas para el resto de tu jornada. Llevas así unos días, pensando que mejorará con el tiempo y que el milagro mágico que te curará es la espera. Pero no ocurre, el dolor va aumentando según pasan los días y tomas esa decisión, una elección arriesgada que puede suponer la diferencia, ¡hoy voy al fisio! Seguir leyendo “Ese sentimiento de culpabilidad”

El maravilloso mundo laboral

Cuando eres pequeño tus padres te preparan lo mejor que pueden para que tengas intereses, estudies y busques un trabajo que te haga feliz, pero pronto creces y descubres que entre tu sueño y tú hay una pequeña barrera que se llama ‘hijoputismo’.

Parece que no, pero ahí está en cada rincón, esperando que estés en una posición de debilidad para conseguir que Seguir leyendo “El maravilloso mundo laboral”

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑